Saltar al contenido

El origen de los Antibi贸ticos 驴De d贸nde vienen?

En más de una ocasión te habrás preguntado de donde vienen los antibióticos que le manda el pediatra a tu hijo. ¿Quieres saber su historia? Vamos a descubrirlo!

La penicilina :el primer antibiótico para bebés, niños y adultos

El año 1928 fue uno de los grandes años en la historia de la medicina. Este año fue clave para combatir las enfermedades de tu hijo con el descubrimiento del primer antibiótico, la Penicilina.

Alexander Fleming descubridor de la Penicilina

Y , como habéis leído, hablamos de descubrimiento y no de invención. Eso es porque la penicilina es una sustancia que siempre ha existido con nosotros. Pero no se empezó a usar hasta que Alexander Fleming la descubrió por casualidad.

Las vacaciones : la casualidad que ayudó a la medicina a curar a tu hijo

Fleming estaba estudiando unas bacterias en un cultivo (algo así como un plato donde dejaba que crecieran estos microorganismos) de su laboratorio y se fue de vacaciones.

Bacterias en un cultivo

Al regresar de sus vacaciones, uno de los cultivos se había contaminado con un hongo. Se fijó que alrededor del hongo las bacterias se habían muerto.

Posteriormente descubrió que el hongo producía una sustancia que mataba esas bacterias. La llamó Penicilina.

En sus propias palabas Fleming dijo en relación a su descubrimiento:

“A veces uno encuentra lo que no está buscando. Cuando me desperté justo después del amanecer del 28 de septiembre de 1928, desde luego no planeaba revolucionar todos los medicamentos al descubrir el primer antibiótico del mundo, o el asesino de bacterias. Pero supongo que eso fue exactamente lo que hice”.

Alexander Fleming

Fleming recibió en 1945 el Premio Nobel de Medicina (compartido con otros dos científicos que trabajaban en el mismo campo que él). En 1955 falleció por un ataque al corazón y fue enterrado como un héroe nacional en la cripta de la catedral de San Pablo.

Este fue el pistoletazo de salida al resto de los antibióticos que conocemos hoy en día. Actualmente, en los laboratorios se estudian nuevas sustancias que permitan ampliar el abanico de antibióticos disponibles.

En niños se pueden emplear la mayoría, pero no todos. Probablemente, el antibiótico más extendido para su uso infantil es la amoxicilina.